Blog

¿Por qué los mexicanos consumen tanto chile?

Consumo del chile en México

¿Por qué los mexicanos consumen tanto chile?

25 Octubre, 2019
México es conocido por muchas cosas:  su cultura, su gente, su clima, sus paisajes naturales, sus monumentos, y por supuesto su gastronomía... pero seguramente, no hay persona en este mundo que escuche la palabra “chile” y no piense en México. 
 
El chile está íntimamente ligado a nuestra identidad como mexicanos. Es muy común preguntar a los mexicanos: ¿ustedes a todo le ponen chile?, ¿existe alguna comida en México que no lleve chile? A lo que los mexicanos respondemos de inmediato, “¡no!” , seguido de varios ejemplos para convencer.
 
La realidad es que nuestra gastronomía es muy variada y extensa, con muchos platos que no incluyen chile. Pero también es verdad que muchos de estos platos se acompañan con chiles o algún tipo de salsa picante (en recipientes ajenos al platillo) como sugerencia para que el comensal se sirva al gusto.

El consumo de chile en México se remonta a la época prehispánica.

El chile, junto con el maíz y el frijol, fueron de la primeras especies domesticadas de todo Mesoamérica y desde tiempos prehispánicos fueron parte de nuestra alimentación.
La palabra “chile” proviene del Náhuatl “chilli”. Fray Bernardino de Sahagún, en la Historia General de las Cosas de la Nueva España, redactada en el siglo XVI, señala que los antiguos aztecas conocían una enorme variedad de formas de cocinar el chile. Generalmente, el capsicum era sazonado con tomate, en una especie de salsa con diversos colores, sabores, olores y texturas muy representativas  que podría compararse con alguna salsa de molcajete, como hoy la conocemos.
 
El género Capsicum es originario del continente americano, existiendo simultáneamente en Centroamérica ? y partes de Suramérica?. Después del intercambio colombino, muchos civilizaciones cultivaron este producto por todo el mundo, y se usaron tanto en la gastronomía como en medicina tradicional.
 
Investigaciones recientes han sugerido que los chiles se cultivaron originalmente en México, en la región de Puebla y al norte de Oaxaca hasta el sureste de Veracruz. También existen registros de cultivos de chile en Centroamérica y partes de Sudamérica.
“A diferencia de otras plantas comestibles provenientes de América, que tardaron décadas en ser aceptadas por los europeos, los chiles rápidamente se difundieron por el mundo tras su introducción en España por Colón en 1493.
 
El chile se integró en la cocina española y en el resto de Europa (especialmente en Italia), principalmente en la preparación de embutidos. Según crónicas del siglo XV, antes del descubrimiento del chile para los europeos, se utilizaba pimientas y vinagre para conservar los salchichones que se elaboran en diversas regiones y países. En España, se denomina pimiento a las variedades que sólo condimentan pero que no producen ardor, y guindilla, a las picantes.” Fuente Wikipedia-Chile (pimiento)

¿El sabor del chile es adictivo?

A nivel fisiológico, el causante de ese inexplicable gusto por el picante es la capsaicina,  la sustancia activa del chile. Ésta estimula las neuronas sensoriales que regularmente responden al dolor.
“Dicha estimulación produce la liberación de opioides y endorfinas que neutralizan el dolor, detienen la liberación de la Sustancia P, neurotransmisor asociado con el dolor, y de esta forma se percibe una sensación de placer y de alguna forma un grado de adicción”, detalla Diana Lizárraga Chávez, Doctora y Maestra en ciencias por la Escuela Superior de Medicina del Instituto Politécnico Nacional de la Ciudad México

¡Importante! El picante NO es adictivo 

Los capsaicinoides, no, hacen al chile un alimento adictivo. Lo cierto es que algunas personas se “enganchan” al efecto secundario que estos producen en su cerebro. “El cerebro busca situaciones que le generan bienestar, eso se llama retroalimentación positiva. Te gusta, por lo tanto lo repites. Te da más gusto, lo haces de nuevo y así sucesivamente”, añade el Doctor Luis Esteban Hernández, médico de base en el Instituto Mexicano del Seguro Social.

¿Cual es el chile más picante?

En México la población está expuesta al picante desde edades muy tempranas. Es el seno familiar el primer lugar en donde se tiene contacto con este alimento y se come chile en un proceso cultural en el que se transite el hábito de padres a hijos. 
 
Se dice que existen más de cien variedades de chiles en todo el territorio mexicano. La forma de consumir el chile en México es muy amplia, a grandes rasgos podemos diferenciar entre el consumo de chiles frescos o secos, que curiosamente puede variar el nombre incluso siendo la misma variedad de chile.
 
En siguiente tabla te mostramos ejemplos de este singular factor, en la que se relaciona la variedad de chile, su nombre cuando se consume fresco o seco, asociada a su grado de picor según la escala de Scoville.
 
 
Desde Importaciones Cuesta te animamos a probar y conocer la gran variedad de chiles mexicanos que tenemos a tu disposición.. Contamos con un gran catálogo de chiles secos, chiles en latasalsas mexicanas y una gran selección de productos mexicanos para tu negocio o restaurante.
 
Nuestro compromiso es esforzarnos cada día en ser los mejores distribuidores de productos y comida mexicana.
 
Si estás interesado en ofrecer este tipo de platillos en tu restaurante te invitamos a visitar nuestra web o  descargate el catálogo, ahí podrás encontrar todo lo necesario para la elaboración de recetas típicas mexicanas.
 
Si tienes alguna duda no dudes en contactar con nosotros, estaremos encantados de ayudarte.

 

 

 

Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que presta su consentimiento y por tanto acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración de su navegador, en nuestra Política de Cookies.